jueves, 19 de abril de 2012

La Importancia de la Generosidad


Bismillahi Rahmani Rahim

Para el hombre es un deber ser generoso. Allah ama a las personas generosas, todos los Profetas las aman y todos los Awliya’ las aman. La generosidad hace que un hombre no se vaya de este mundo sin fe. De alguna manera, de algún modo, alcanzará al hombre. Allah-swt- lo favorece porque él es generoso. Y la generosidad, incluso si él es incrédulo, lo alcanzará, algún auxilio le llegará para dar la Shahadat (testimonio de fe con el cual se ingresa al Islam) en el último momento y así partir de este mundo. Es imposible para él partir sin fe de este mundo.

Tan pronto en cuanto da la Shahadat las cosas que hizo, lo generoso que fue, llegará frente a él. Le dirán: “Tú hiciste esto, esto y esto, y Allah te está recompensando por esas cosas buenas que hiciste.” Asique, antes que lo sepas, él va a encontrar que tantas cosas que iban a ser desastrosas para él (ya que debido a su incredulidad sus buenas acciones no le iban a ser de valor), se les van a mostrar diciendo: “La fe te ha llegado debido a esta generosidad. La generosidad te ha sido concedida por Allah-swt- por todas esas generaciones venideras. No seas tan presumido de pensar otra vez que eres algo. Porque has sido generoso con esa persona, y ella fue un amado de Allah, su oración te alcanzó y esa oración te salvó.” Esa oración es lo que salva al hombre.

Si eres avaro, puedes rezar mucho, puedes hacer tanta adoración, pero hay un gran peligro esperando por ti. Si eres una persona avara puedes partir de este mundo sin fe, ya que eres avaro en el Mulk (Reino) de Allah-swt-, que no es tuyo. Nada es tuyo y te estás tirando de ti mismo. Y eso no le agrada a Allah. Él no quiere eso de Sus siervos. Los generosos lo están logrando. Los avaros, incluso si hacen algo, a raíz de su avaricia, incluso si lo han hecho pero sus corazones están dañados, incluso si hicieron algo grandioso, en vez de obtener gran cantidad de recompensas, pueden obtener por eso gran cantidad de castigos.

Asique no seas avaro. Si eres avaro te estás ahorcando a ti mismo, a nadie más. Allah es más Generoso que tú y que todos. Y lo que Él da, lo da. Tú no das. Él da mediante tu mano. No pretendas nada diciendo: “Yo doy”. Di: “Allah da mediante mi mano.” Entonces verás la recompensa. Si eres creyente y estás manteniendo tus obligaciones en el Islam, estás manteniendo tu wird (práctica diaria de Zikr), estás manteniendo todo y eres generoso, definitivamente te irás de este mundo siendo un Awliya’. Tienes que alcanzar el nivel de Awliya’. No te puedes retirar de este mundo antes de alcanzarlo. No hay manera. Mientras no alcances el nivel de Awliya’, ellos no te dejarán ir. Si señor.

 Una vez que te das cuenta, que aceptas y que llegas a la estación consciente de que nada es tuyo, entonces serás capaz de compartirlo con los demás. Sólo estamos aquí transitoriamente y todo lo que está en tus manos es transitorio, se te ha dado. Que todo se te haya dado para tu servicio no significa que todo es tuyo. Allah está dando. Él no toma, Él da. Si eres siervo, entonces primero debes aprender a dar.

La gente hoy en día no tiene paz en el mundo, están sufriendo. La gran razón de esto es que no están compartiendo. La paz y toda bendición llegan al hombre mientras está dando, compartiendo con los demás. Entonces, Allah está satisfecho contigo. Cuando Allah está satisfecho contigo, ¿qué más quieres?

Asique definitivamente tenemos que aprender a ser generosos. Y un incrédulo generoso tiene mayor esperanza de entrar al Paraíso que un creyente avaro, porque a Allah no le agrada la avaricia, ni a Su Profeta (asws). Cuanto más avaro te vuelves, más egoísta te vuelves. Cuanto más egoísta te vuelves, más arrogante y testarudo te vuelves. Cuanto más arrogante y testarudo te vuelves, más tirano te vuelves, y Allah-swt- dice que Él no ama a los tiranos. Y al que Allah no ama, ese es kaffir, incrédulo, y está en problemas. Asique, incluso si la persona es incrédula, no cree en nada, pero es generosa, las bendiciones le alcanzarán algún día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada